En el municipio capitalino de Guanabacoa, Darío Martos junto a su esposa Elizabeth Frómeta Mejías (Lisy), como cariñosamente todos la conocen, conforman el Proyecto Comunitario “Granjita Feliz” y es que este lugar es expresión viva de un gran espíritu emprendedor y sentido de pertenencia de estas personas, razón por la cual obtuvo en el recorrido 60 del Grupo Nacional de la Agricultura Urbana y Suburbana la condición de Excelencia Nacional. También está abalado este reconocimiento por los resultados obtenidos de manera sostenida desde su creación, haciendo de la utilidad un propósito.

El trabajo de la “Granjita Feliz” no ha sido tarea fácil, ya que es una terraza de 25 metros cuadrados enclavada en el segundo piso de un edificio multifamiliar del casco histórico de Guanabacoa, dedicados al desarrollo de la cunicultura, pero han sabido aprovechar al máximo su pequeña extensión; uniendo la formación de valores y el encuentro intergeneracional, con su objetivo principal, disminuir el precio de la carne de conejo y el pienso para su alimentación.

“Este conejar –plantea Darío- cuenta con 100 conejos en ceba para la alimentación, además de 12 reproductoras y 3abril sementales, dirigidos específicamente a la cría de estos animales. En función de las necesidades espirituales tenemos conjuntamente, un pequeño grupo de gallinas de distintas razas en un pollero de cuatro pisos y disímiles especies de plantas ornamentales, como los helechos, orquídeas, bromelias, cactáceas y begonias; aparte de plantas medicinales, hortalizas, legumbres y vegetales, incluyendo un área de tapado de fresas en la azotea de la cual ya se ha obtenido sus frutos.”

“Para ejercer esta labor –continúa diciendo Darío- hemos tomado todas las medidas sanitarias posibles, desde las que aseguran un correcto cuadro higiénico-epidemiológico hasta las que permiten una higiene ambiental agradable para todos, tanto para nosotros como para los vecinos, a la vez que cuidamos la salud de los animales.”

Poseen un criadero de lombrices que les permite alimentar a los pollos y peces, elaborar el humus para el tratamiento del sustrato de las plantas, así como para confeccionar la Harina de Lombriz con un elevado contenido proteico y de utilidad en la alimentación de los animales.

En la cría de los conejos estos productores manejan la técnica de lactancia controlada “…ya que esta permite –nos explica Lisy- que la madre no pise o golpee a las crías y como ella los alimenta una vez en el día, se le retira la caja luego de concluido este proceso…”, de esta forma garantizan el peso adecuado de los gazapos (que suelen alcanzar las cinco libras a los tres meses de nacidos) y que la camada salga completa. Pero junto a todo este caudal de tareas, unen fuerzas para atesorar una más, la labor comunitaria; realizan círculos de interés para niños de varias escuelas primarias de la comunidad ejerciendo una labor educativo-medioambiental, para formar a las nuevas generaciones. Les inculcan valores, habilidades, hábitos, conductas y aptitudes para con las personas, la sociedad y la naturaleza; efectúan al mismo tiempo, charlas sobre las especies que conserva la “Granjita Feliz” y sus hábitos alimenticios, enfermedades que pueden adquirir, el manejo y su reproducción, vinculado a concursos en los que exponen lo aprendido.

La “Granjita Feliz” cuenta hoy con diversos talleres como por ejemplo, el de plantas ornamentales, pintura, taller literario, el Guateque Dominical y el taller para niños con discapacidad intelectual, en aras de aumentar el desarrollo de la cunicultura, mejorar la calidad de vida de la población, y promover métodos de esparcimiento sanos en la comunidad a la que pertenecen, así como contribuir al desarrollo del amor a la naturaleza en los niños.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Tomado del Boletín El Productor. Ministerio de la Agricultura. Cuba. Abril 2015. Colaboradora: Lic. Yenia Rodríguez De Con, especialista Comunicación Institucional, Instituto de Investigaciones Fundamentales en Agricultura Tropical "Alejandro de Humboldt". INIFAT y Maribel Ramírez Vega.

Este sitio es posible gracias al apoyo de la Unión Europea en el marco del Proyecto "Agricultura suburbana y fortalecimiento cooperativo en 10 municipios de las provincias de Camaguey, Las Tunas y Holguín". El contenido y las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del colectivo de autores, autorizada su publicación por el INIFAT y en ningún caso debe considerarse que refleja los puntos de vista de la ANAP, de Oxfam o de la Unión Europea.

Implementado por:
Con Apoyo: Financiado por:
inifat anap oxfam     union europea   
Joomla Template - by Joomlage.com